El gran oído de Mozart

El gran compositor austríaco Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), debía de tener un oído musical prodigioso. Se dice que, ya a los tres años, debía de ser capaz de reproducir en el clave cualquier tipo de secuencia armónica que se le tocara.

A este respecto, hay una anécdota reveladora. En el año 1770, con 14 años, Mozart se encontraba en Roma en donde visitó la Capilla Sixtina. Allí tuvo ocasión de escuchar el famoso “Miserere” de Gregorio Alegri, un motete a seis voces compuesto hacía más de ciento cincuenta años, en un estilo bastante rebuscado para poder copiarlo de oído. La Capilla Sixtina era, hasta 1870, el único lugar del mundo en el que este motete se podía interpretar.

Mozart fue capaz de copiar la partitura después de haber escuchado la obra una sola vez, (exceptuando algunos pequeños errores que corrigió tras volver a escuchar la obra al día siguiente), contraviniendo las normas papales que prohibían tajantemente que esa obra colosal fuese copiada. Es la mayor muestra que Mozart dio en su vida de su colosal facultad auditiva.

Mozart le presentó luego la partitura al Papa, que por supuesto, no sólo no le castigó por saltarse la norma, sino que le premió por la hazaña.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades de la historia de la MÚSICA CLÁSICA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s