“TOSCA” de Puccini, Maria Callas y Sabata- El gran mito de la ópera

Giacomo Puccini: “Tosca”. Maria Callas (Floria Tosca), Giuseppe di Stefano (Mario Cavaradossi), Tito Gobbi (Barón Scarpia), Franco Calabrese (Cesare Angelotti), Melchorre Luise (sacristán), Angelo Mercuriali (Spoletta), Dario Caselli (Sciarrone, un carcelero), Álvaro Córdoba (un pastorcillo). Coro y Orquesta Sinfónica del Teatro alla Scala de Milán. Dir.: Victor de Sabata. Emi, Naxos, Tim Membran, etc.

París, año 2002. Tenía yo entonces trece años, y me encontraba en la tienda de discos de la planta baja de la Ópera Garnier. Ya que estábamos allí, había que comprar algún disco, pero yo no tenía aún criterio suficiente como para saber qué comprar. Sin embargo, me decidí y encontré esta grabación de “Tosca”, en la que participaba Maria Callas. Por supuesto, era ese mi gran aliciente en esa versión. No conocía a nadie más en el reparto, y además no tenía aún ninguna otra grabación de ópera. Aun cuando unas semanas después empecé a escuchar esta versión, aún no era consciente de lo que tenía entre manos.

Luego pasaron los años, y empecé a leer críticas con motivo de reediciones de esta grabación. Se hablaba de “versión magistral”, indispensable, casi legendaria. Pero yo a mi vez he escuchado desde entonces otras versiones de la obra. ¿Cómo se mantiene, entonces, esta grabación tan mítica?

Lo que hoy puede causar más desconcierto (relativamente) es la orquesta. Acostumbrados como estamos a escuchar a tantas orquestas tan estupendas en los fosos y en los estudios de grabación, la Orquesta de la Scala se nos queda corta en esta versión. Entiéndanme bien: no es que la orquesta esté mal; simplemente palidece en comparación con Sinopoli o con Karajan II (D.G.).

Más o menos lo mismo ocurre con un director tan profesional como Victor de Sabata. Aquí acompaña muy bien, nunca se le cae la tensión y su concepto funciona dramáticamente. Pero aquí de Sabata no busca la espectacularidad que impregna las versiones ya dichas de Karajan y Sinopoli, y puede que alguien prefiera un concepto más majestuoso, en momentos como el final del acto primero. Con todo, en conjunto funciona y nunca aburre.

Tito Gobbi ha sido siempre recordado especialmente por esta grabación. No es para menos. Su voz no se presta a alardes canoros, no tiene ese punto sibilino que le daba al temible jefe de policía Giuseppe Taddei, pero es suficientemente tosco y rudo. Junto a di Stefano y Callas, protagoniza una escena de la tortura para el recuerdo en el segundo acto. Se pueden encontrar Scarpias más artísticamente cantados, pero ninguno tan feroz como Gobi.

Giuseppe di Stefano quizá no es mi Cavaradossi ideal. Prefiero en este papel cantantes más heroicos como Mario del Monaco, o incluso nuestro José Carreras. Dicho esto, hay que decir que di Stefano tiene un arte de canto exquisito, especialmente notorio en sus dos arias y en sus dúos de amor. En conjunto, es una buena interpretación.

Y queda, por fin, la Callas. Es aún Maria Callas la gran baza de esta grabación, sobre todo porque en 1953 aún estaba la griega en todo su esplendor vocal. Suele decirse que en los años sesenta Callas mejoró su caracterización del papel, pero en aquella época ya no estaba en la plenitud vocal de los cincuenta.

Y, por otra parte, el personaje ya está hecho. Frente a la ingenuidad del primer acto, es en el segundo y en el tercero donde su concepción del personaje se impone sobre el resto de cantantes que se han atrevido con este papel. Poco que ver tiene esta Tosca con la de Tebaldi u otras cantantes por el estilo; Callas da al personaje un peso dramático mucho mayor.

El resto de personajes secundarios están bien servidos, por cantantes probablemente pertenecientes a la compañía de la Scala. No hay estrellas como en Karajan II, (Fernando Corena haciendo de Sacristán), pero funcionan bien, que es lo que cuenta.

En definitiva, cada cual debe decidir si esta grabación es tan mítica como se dice, pero desde luego no carece de puntos de interés. Quizá sólo las dos de Karajan, la de Sinopoli y quizá la de Molinari-Pradelli en Decca, (Tebaldi, del Monaco y London), pueden hacerle sombra. En general, muy recomendable.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Las mejores grabaciones de MÚSICA CLÁSICA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s