Chopin: Música para un aniversario

                                                                                                                                                                               Chopin: “Obras completas”.                       Varios solistas, orquestas y directores. Brilliant.

Ayer día 1 de marzo se cumplían exactamente los 200 años del nacimiento del compositor y pianista polaco Fryderyk Chopin, sin ninguna duda uno de los compositores más importantes y decisivos en la Historia de la Música. Especialmente sus obras para piano han sido siempre consideradas por todos como la cima del repertorio de este instrumento. Detrás de la apariencia de inocente música de salón que tienen muchas de sus obras, hay un discurso mucho más profundo.

Por eso, te presento aquí esta edición del sello holandés Brilliant, que está especializándose en lanzar ediciones de gran extensión, (entre ellas integrales de Beethoven, Bach y Mozart) a precio económico y con una calidad media bastante alta. En nuestro caso, la caja contiene la integral de la obra de Chopin, no sólo la música para piano. No obstante, la competencia es dura: Deutsche Grammophon ha reeditado y puesto al día su magna Edición Chopin, que en conjunto podía ser un reto para la competitividad de esta caja.

Evidentemente, no se pueden ignorar los atractivos de la edición del sello amarillo. El plantel de pianistas que reúne el sello alemán es absolutamente espectacular, porque en su ciclo intervienen Barenboim, Arrau, Zimmerman, Pollini, etc. Son grandísimos intérpretes de piano todos ellos, que aseguran un nivel interpretativo siempre altísimo.

La propuesta de Brilliant es, desde este punto de vista, algo más modesta. La mayoría de los intérpretes que aquí intervienen son  pianistas menos conocidos. ¿Alguien conoce realmente quién es Folke Nauta, por ejemplo, que interviene aquí en la serie de polonesas? Con todo, aunque todos estos pianistas no sean de relumbrón, se manejan bien en estas obras y no se echa de menos ningún lujo mayor. Eso sí, no hay que esperar en el núcleo de la integral descubrir a ningún genio del teclado.

Ahora bien, a veces sí hay algunos intérpretes que se encargan de subir el nivel general, por lo demás bueno. De todos ellos, hay dos aportaciones que quiero destacar. La primera de ellas es la magistral versión de la “Sonata número 2” que aparece en manos del gran maestro ruso  Emil Gilels, que opta aquí por una versión sobria y profunda de la obra, muy emparentada con lo que Pogorelich lograba hacer en sus buenos años. Por tanto, Gilels rehúye el exhibicionismo virtuoso, propio de otros muchos pianistas en esta obra, para ir a lo esencial. Y eso se agradece especialmente en el primer movimiento, que pocas veces me ha convencido tanto como aquí. Pero sobre todo, y esto es muy importante, Gilels hace su versión desde el máximo respeto a la partitura.

El otro registro de esta integral que quiero destacar es de los “dos conciertos para piano“. La versión escogida ha sido la de Yevgueny Kissin, en una grabación en vivo tomada por la radio soviética. A Kissin le encontramos aquí en su época de niño prodigio, y supongo que por eso plantea aquí ambas obras con una pasión muy juvenil, que se corresponde bastante con el carácter general de ambos conciertos. Por otra parte, ya disponía Kissin entonces de un mecanismo digital absolutamente perfecto que le permite abordar las dificultades técnicas con toda la naturalidad del mundo. Se puede echar en falta quizá ese punto de intimismo que los grandes saben dar a algunas secciones de este concierto, pero la actuación de Kissin, teniendo en cuenta su edad, es muy meritoria. Como Dimitry Kitaenko siempre ha sido un director a la antigua con ideas claras y no amigo de excesos de ningún tipo, las versiones de ambos conciertos son magníficas.

Sin embargo, queda por glosar el mayor interés de esta caja, lo que la hace más recomendable que la edición D.G. Los últimos 13 CDs de esta caja de 30 están dedicados a grabaciones históricas, tomadas a pianistas absolutamente legendarios. Las tomas más antiguas son de 1928, y aquí se puede escuchar a intérpretes de la talla de Dinu Lipati, Leopold Godovski, Alfred Cortot o el mismísimo Sergei Rachmaninov, (sí sí, el gran compositor ruso), quien compone una versión de la “Segunda sonata” muy interesante. La comparación con Gilels resulta aquí especialmente jugosa. Frente al respeto al texto de Gilels, Rachmaninov busca muchos más matices en la partitura. Su primer movimiento no es tan bueno, (hace lo que quiere con los grupos rítmicos), pero la marcha fúnebre es sencillamente genial, porque Rachmaninov investiga con los matices consiguiendo resultados admirables. Y no olvidemos que también hay versiones de esta sonata aquí por Cortot y Godovski.

Puede que creas que estoy loco. ¿Cómo puede ser que un conjunto de grabaciones históricas resulte lo más interesante de una colección de discos en donde éste es sólo un complemento? ¿No han cambiado mucho las formas de interpretar esta música? Precisamente ahí está el interés. La forma en que Simon Barere, por ejemplo, toca la “Balada número 1” hoy puede sonar un poco trasnochada, pero el virtuosismo con el que el ruso despacha la obra y el dramatismo de su lectura siguen siendo hoy emocionantes. Y además, hay también algún pianista más cercano a nuestra estética actual. Aquí está el primer ciclo completo de mazurcas de Artur Rubinstein, aquí aún llenas de optimismo vital y celebración patriótica, (compárense con las que ofrece Horowitz, mucho más sombrías).

Además, el sonido de la mayor parte de estas grabaciones históricas es bueno. Solamente en algunas de las más antiguas, (Raoul Pujno, sobre todo), se desfigura un poco el sonido del piano. Pero en todo caso, este conjunto de grabaciones hace a la edición de Brilliant imprescindible. Además, con estos discos, incluye más música que la edición de D.G. a precio más barato. ¿Qué más quieres? Y además, este año 2010 es especialmente apropiado para eso. Ya sabes, por aquello de los 200 años.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Las mejores grabaciones de MÚSICA CLÁSICA. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Chopin: Música para un aniversario

  1. Adela Martín dijo:

    Extraordinario: siempre hemos de estar receptivos a diferentes formas de interpretar, la música no es un compartimento estanco y fosilizado. Felicidades, Javier,ánimo con tus proyectos y siempre adelante. Adela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s