El Orfeón Pamplones y la Novena de Beethoven

Un Beethoven muy actual

Viernes, 25 de Febrero de 2011. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Wioletta Chodowicz, soprano. Pilar Vázquez, mezzosoprano. Rafal Bartminsky, tenor. Wojciech Gierlach, bajo. Orfeón Pamplonés. Igor Ijurra, director del coro. Orquesta Sinfónica de Navarra. Antoni Wit, director. Johannes Brahms: Canción del destino, Op. 54, (1871). Ludwig van Beethoven: Sinfonía número 9 en Re menor, Op. 125, (Coral), (1824). Ciclo de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2010-2011.

Dentro de los estudiantes de música, la Novena sinfonía de Beethoven, (muy especialmente el cuarto movimiento), no tiene muy buena prensa. Creen que la obra se ha popularizado en exceso y que el cuarto movimiento, tan espectacular y tan conocido, ha ensombrecido los otros tres.
Y es que para valorar esta obra en su verdadera y auténtica dimensión, necesariamente hay que conocer el texto que Beethoven aplicó al cuarto movimiento. La Oda a la alegría de Schiller era un texto revolucionario y perfectamente de actualidad a comienzos del siglo XIX, pero no lo es menos en el día de hoy.
En un mundo convulso, en el que hemos vivido grandes catástrofes, en donde las naciones siguen pidiendo libertades políticas y reconocimiento de derechos, (¿qué ocurre ahora en Libia, por ejemplo?), el texto de Schiller cobra una actualidad inusitada y nos sigue emocionando. Es esto lo que hace que esta sinfonía sea acaso la mejor obra musical de todos los tiempos.

Sin embargo, esta sinfonía plantea un pequeño problema. La duración de la obra, en torno a 65 minutos, se antoja a algunos demasiado escasa como para que la sinfonía protagonice en exclusiva el concierto. Sin embargo, ¿hay alguna obra realmente digna para acompañarla en el programa de un concierto? Las alternativas más obvias serían la Obertura Leonora número 3, o la Fantasía para piano, coros y orquesta, ambas obras del propio Beethoven. Más que por su calidad intrínseca, la Fantasía podría ocupar ese lugar por ser, en cierto modo, el precedente más próximo de la sinfonía Coral.

Otros directores, como Michael Gielen o Erich Leinsdorf, (o Josep Pons hace dos años con la ONE), han usado Un superviviente de Varsovia de Arnold Schönberg para preludiar la Novena sinfonía de Beethoven. Es una decisión acertada, porque el crudo, expresionista retrato que hace Schönberg en esa obra de los horrores del nazismo puede servir como adecuado preludio al dramático primer movimiento de la sinfonía beethoveniana.
La Canción del destino de Brahms, siendo una obra que se escucha con placer, no funciona tan bien. En todo caso, Wit hizo una lectura honesta y pulcra de la obra, apoyado por una orquesta que realizó una buena actuación, y un Orfeón Pamplonés que empezaba a anticipar lo que había de venir en el Finale de la Novena.

¿Y qué hay de la Novena? Pues bien, la lectura de Antoni Wit respondió en buena medida al Beethoven que se hace hoy por hoy, sin llegar desde luego a los radicalismos de algunos otros directores aplaudidos masivamente por la crítica. La entrada del coro le animó y el Finale resultó brillantísimo. Entremos en detalles.
El crescendo que abre la sinfonía fue tocado “alla Toscanini”, en el sentido de que las figuraciones de las cuerdas sonaban con calculada precisión, lo cual empezaba a hablar del clasicismo de la lectura. Sin embargo, el tiempo era bastante moderado para los tiempos que corren, (para que se haga una idea el lector, los tiempos de Bernstein en este movimiento pueden ser una buena referencia), y la lectura resultaba dramáticamente eficaz, y estructuralmente muy lograda.
El Scherzo fue planteado también a tiempo bastante moderado, pero mostró las carencias de nuestra orquesta. Los crescendi, tan habituales en otras versiones, estaban menos logrados que de costumbre. Quizá un mayor número de ensayos le habría permitido a Wit lograr un mayor contraste. Como es secular costumbre desde los tiempos de karajan, el trío se planteó a un tempo más rápido que el Scherzo propiamente dicho, lo cual le resta gran parte de su carácter lírico. Pero nuevamente el rigor estructural y la coherencia del concepto garantizaban el encaje del Scherzo así planteado en la visión general de la obra.
El tercer movimiento, desde luego lejos de la metafísica de algunos directores antiguos y modernos, (Furtwängler, Bernstein, Barenboim), fue planteado con gran contención, en una lectura clasicista y coherente con todo lo anterior. En este movimiento hubo algunas grandes intervenciones de las maderas, pero también hubo algunos solistas con intervenciones no tan afortunadas, como el trompista solista, (el pasaje en cuestión se las trae, en todo caso).

El Finale parecía ir por el mismo camino. Tras el fenomenal arranque de la orquesta, la primera sección fue tomada más “según el modelo de un recitativo” que “a tempo”, (Beethoven indica en la partitura ambas cosas al mismo tiempo), dando al pasaje mucha viveza. La exposición instrumental del himno a la alegría no tuvo la fuerza de la de otros directores, pero al menos no resultó irrespetuosa. Sin embargo, todo cambió con la entrada del coro, empastadísimo, y ciertamente inspirado. Llevado a tiempos razonables, con un coro de la calidad del Orfeón y con una orquesta acertada, la emoción está ciertamente garantizada. Toda la secuencia final fue brillantísima, y el éxito de la interpretación en su conjunto fue obvio.Los solistas vocales realizaron una labor en su conjunto correcta. Tanto Wioletta Chodowicz como Pilar Vázquez cumplieron muy bien su papel, empastando muy bien entre ellas y también con los otros dos solistas. Los dos solistas masculinos, que tienen decisivas intervenciones individuales, quizá estuvieron más discretos, dentro de la corrección. En todo caso, aun en las mejores versiones de la Novena, los solistas vocales suelen ser la parte menos cuidada.
Así pues, asistimos en su conjunto a una versión muy actual de una obra como la Novena de Beethoven, que sin duda nos da argumentos para la reflexión. ¿Habría sido necesaria una mayor carga de ensayos para lograr una versión algo más satisfactoria? En todo caso, el éxito de la interpretación hace pensar que el público disfrutó de la versión, y al menos el Finale fue creíble y emocionante. En los tiempos que corren y en condiciones normales, poco más se puede pedir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MÚSICA CLÁSICA en PAMPLONA. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Orfeón Pamplones y la Novena de Beethoven

  1. ¡Hola, Xabier! A través de este comentario sólo quería admirar cómo las personas que elaboráis críticas a conciertos ponéis palabras a lo que, en mi caso, vivo desde la otra parte de la interpretación.

    En esta ocasión tuve la suerte de participar dentro de la masa coral del Orfeón Pamplonés en la interpretación de este concierto dirigido con energía y cuidado por el maestro Wit.

    Ya no recuerdo el número de veces que he tenido la fortuna de interpretar la Novena sinfonía de Beethoven pero en cada una de ellas, como suele ocurrir en cualquier otra obra, el director aporta su visión y maneras diferenciadas. La consecuencia de ello es que el debate está servido…

    Sin pretender entrar en tu crítica musical (no estoy preparado para ello), quiero manifestar que me hubiera gustado un poco más de contrastes de volumen en general; me gustan más los comienzos en pianísimo de los cuatro movimientos de esta obra. y no veo que la orquesta no pudiera darlos (porque en la obra de Brahms hubo unos compases casi inaudibles de lo recogidos que estuvieron los profesores de la orquesta) sino que se debió (creo suponer) a expreso deseo del maestro que no dejó de estar “al loro” en ningún momento, marcando cada detalle que quería resaltar…

    Con tu permiso, voy a utilizar esta entrada como una referencia a los conciertos de aquellos días en Baluarte.

    Salud para ti y los tuyos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s