La Sonámbula en Baluarte

Un festín belcantista

Sábado, 8 de Octubre de 2011. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. La sonámbula: Ópera semiseria en dos actos, con libreto de Felice Romani y música de Vincenzo Bellini, estrenada en el Teatro Carcano de Milán el 6 de Marzo de 1831. Patrick Mailler, dirección escénica y vestuario. María Rosaria Tartaglia, escenografía. Juan Manuel Guerra, iluminación. Sabina Puértolas (Amina), José Luis Sola (Elvino), Felipe Bou (Conde Rodolfo), Sandra Pastrana (Lisa), María José Suárez (Teresa), Alberto Arrabal (Alessio), Josef Zedník (Notario). Coro Nacional Checo. Miriam Nemcová, dirección del coro. Orquesta Sinfónica de Navarra. Miguel Ángel Gómez Martínez, dirección musical. Producción original del Teatro de la Maestranza de Sevilla. Temporada de espectáculos de Baluarte Octubre 2011-Febrero 2012.

Algunas veces, tendemos sin querer a confundir términos cuando nos referimos a conceptos musicales. Es relativamente frecuente escuchar, por ejemplo, que tal o cual persona es una gran “estrella del bel canto”, cuando lo que se quiere decir de esa persona es que es un gran cantante de ópera. Según esta acepción, el bel canto sería el canto lírico en general, destinado especialmente a la ópera. Daría entonces igual el repertorio al que el cantante en cuestión se dedique, puesto que según esto, el canto lírico es uno y se ignoran las diferencias estilísticas entre compositores.
Sin embargo, hay una definición del término mucho más antigua y más usual entre los aficionados a la ópera. Al hablar de bel canto, los aficionados a la ópera solemos entender que es un estilo de canto que se distingue por su especial belleza. Se caracteriza por un cuidado de la línea de canto, por un fraseo exquisito y bien medido, por un gusto en la ornamentación, y en general por la finura en los pasajes líricos. Pero no sólo esto: en los pasajes de bravura, el bel canto exige superar con precisión todos los adornos, vocalizaciones, agilidades y dificultades varias que el compositor haya podido escribir en una partitura. Es un estilo especialmente lucido y difícil, en el que además de construir personaje, hay que conmover, por así decir, con “el canto por el canto”. El público de los comienzos de los siglos XVIII y XIX era especialmente exigente en ese terreno, y los compositores de la época se esforzaban por escribir pasajes con los que los cantantes se pudieran lucir.
Así pues, estas características mencionadas son especialmente necesarias para las últimas óperas barrocas, (Händel, Vivaldi, etc.), muchas óperas de Mozart y, por supuesto, todo el repertorio italiano de la primera mitad del XIX. ¿Quiere esto decir que no se necesite esto en Verdi, en Puccini, en Wagner o en otros repertorios? No, pero en todo caso las exigencias son distintas, y el lucimiento de los cantantes cuenta algo menos.
A este respecto, Bellini propone en La sonámbula una ópera en la que la coloratura, las agilidades y el estilo belcantista en general lo son todo. Es muy necesario reunir un conjunto homogéneo, del que sobresalgan una buena soprano para el papel de Amina y un buen tenor para el de Elvino. A priori, los mimbres estaban: tanto Sabina Puértolas como José Luis Sola parecían voces capacitadas para ello. ¿Responderían en consecuencia?
En primer lugar, unas palabras sobre la dirección escénica. La producción que hemos podido presenciar recibió en su día una acogida irregular. En principio, parecía que había ideas, pero eran a veces algo discutibles. ¿Verdaderamente el mundo interior de Amina está tan cerrado fuera del amor a Elvino? ¿No sería mejor no dramatizar en exceso la obra, y aprovechar su simplicidad argumental? En todo caso, lo más criticado en aquella época era que estas ideas no acababan de verse realizadas en escena; había retazos, pero no una visión cerrada del todo. Imagino que con el tiempo se habrá corregido esta deficiencia, pero no tengo elementos para afirmar con certeza si efectivamente se ha logrado.
Yéndonos a la vertiente musical, el reparto en su conjunto fue ayer más que solvente en los personajes secundarios. Todos los cantantes realizaron una prestación adecuada, con mayor o menor corrección estilística. Pero en esta ópera la acción recae sobre cuatro personajes principales.
Sandra Pastrana realizó una buena labor como Lisa. Cantó muy bien, y caracterizó muy bien a su personaje, convirtiéndola en una mujer impertinente y egoísta, que sólo cuida de sus propios intereses. En general, fue este aspecto lo que primó, porque la emisión tampoco era especialmente ortodoxa. El personaje no es muy agradecido y no tiene partes de lucimiento, pero ella lo salvó con bastante dignidad.
Felipe Bou no responde a lo que yo consideraría mi tipo ideal como Conde. Vocalmente, tiene las notas y no sufre apuros, pero la línea de canto, en todo caso inmaculada, me resultó algo plana en algunos momentos. Sin embargo, en aquellas escenas más importantes, (primera aparición de Amina como sonámbula, por ejemplo), sí logró frasear con mayor gusto y elegancia. En conjunto, también él resultó convincente.
José Luis Sola se enfrentaba a un papel que, en principio, debía venirle como anillo al dedo, y efectivamente no defraudó. Hizo un Elvino extraordinariamente apasionado, con un fraseo lleno de exquisiteces vocales y una magnífica regulación de las intensidades. Destacó especialmente en los dos dúos con Amina, sobre todo en el primero, por otra parte quizá el mejor dúo de la historia de la ópera italiana. Sólo la emisión, por momentos algo nasal, puede resultar un pequeño reparo siendo muy exigente. Pero en todo caso, José Luis Sola obtuvo ayer un triunfo muy, muy merecido.
Con todo, nada de todo esto serviría para nada si no hubiese una Amina a la altura. Sabina Puértolas, en ese sentido, fue la dueña y señora de toda la función. Ya desde sus primeras intervenciones, supimos que nos disponíamos a escuchar una lección de bel canto, pero de bel canto de verdad en el sentido que comentaba al principio. Pero es que además la Puértolas no se olvidó de construir personaje, y nos presentó una Amina frágil, pero a un tiempo dispuesta a defender su honor frente a las calumnias de Elvino y Lisa. Su escena final, (tantas veces escuchada en Pamplona fuera del contexto de la ópera en el concurso de canto), fue a este respecto una suma de todas las virtudes canoras que son necesarias para esta música, y el “Ah, non credea mirarti” fue la única aria que se aplaudió, (en los demás casos, se aplaudieron sólo las cabaletas). En fin, el éxito fue formidable, y con toda la razón.
El Coro Nacional Checo actuó con gran profesionalidad, empaste e idiomatismo, en las durísimas condiciones de Baluarte. La orquesta respondió admirablemente, especialmente los solistas de las maderas, que tienen en la ópera un papel fundamental. Miguel ángel Gómez Martínez es un kapelmeister segurísimo, que acompaña magníficamente a los cantantes, y supo guiar la ópera, sin prisa pero sin pausa, hasta el final. Los bilbaínos le escucharán dentro de unos días en Tristán, en donde Gómez Martínez se enfrentará a una ópera que no pertenece a su repertorio natural, en donde esto sólo no sirve. ¿cómo saldrá de la prueba?
En resumen: una gran función de ópera, en donde aquellos que no conocían el sentido de la palabra bel canto habrán podido aprender qué es eso, especialmente por la intervención de los dos cantantes principales. Fue un gran banquete de belcantismo a raudales, que lamentablemente muchos buenos aficionados a la música se habrán perdido a juzgar por la escasa ocupación. Lo siento, se han debido de perder una de las mejores funciones de ópera que se han escuchado en Pamplona en los últimos años…, y aprovechemos ahora, antes de que la dichosa crisis nos azote en mayor medida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Críticas DIARIO DE NAVARRA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s