El chanticleer en el Gayarre 12-02-2012

Abarcar y apretar

Domingo, 12 de Febrero de 2012. Teatro Gayarre de Pamplona. The Chanticleer. Obras de Sebastián de Vivanco, Tomás Luis de Victoria, Maurice Duruflé, Daniel Lesur, Claudin de Sermisy, Clément Janequin, Claude Le Jeune, Richard Strauss, Steven Sametz, Eric Whitacre, John Tavener, Stephen Paulus y canciones populares. Ciclo de Grandes Intérpretes organizado por la Fundación Municipal Teatro Gayarre 2011-2012.

El refranero español, siempre tan sabio, enseña que “el que mucho abarca, poco aprieta”, lo cual no deja de ser un elogio de la especialización: mejor dedicarse a pocas cosas y hacerlas bien. Los críticos se han acogido muchas veces a esta expresión, para hablar de músicos que aspiran a manejar con igual destreza un repertorio muy heterogéneo, y no destacan en nada en particular.
No creo que esto sea aplicable al Chanticleer. Ciertamente, el programa era muy variado, e incluía autores que abarcan desde Clément Janequin (ca. 1485-1558), a Eric Whitacre (n. 1970) y canciones pop. El Chanticleer es uno de los mejores grupos vocales “a capella” de su especie, y su extraordinario nivel técnico les capacita para cantar todo lo que quieran. En materia de afinación, empaste, e incluso en la imitación de otros instrumentos musicales, son auténticos maestros, lo cual garantiza siempre disfrute auditivo y, muchas veces, gran nivel musical.
Otra cosa es la adecuación estilística al repertorio. Cuando se interpreta música de autores que distan unos cinco siglos entre sí, es natural que no todo alcance el mismo nivel. A este respecto, la polifonía renacentista no salió beneficiada, en especial el motete Veni, dilecte mi de Sebastián de Vivanco, un motete policoral, es decir con el coro dividido en varios semicoros, que resultó de entonación un tanto forzada, y de tempo excesivamente apresurado. Es verdad que se ha incidido demasiado en el misticismo de Victoria y sus contemporáneos, pero el afán de dar a estas obras un carácter más danzable no significa necesariamente quitarles gravedad y solemnidad. De igual manera, el amor cortés expresado en Tant que vivray de Sermisy sugiere un tiempo más reposado del adoptado por el Chanticleer.
Ahora bien, todo el resto del concierto resultó del máximo nivel. Los coros “a capella” de Strauss y la canción de matrimonio de Whitacre fueron excelentes. El Ubi caritas de Duruflé fue muy justamente aplaudido, pero la profundidad espiritual del motete de Lesur fue aún mayor. Con todo, la gran culminación del programa anunciado fue la obra de John Tavener, en donde los miembros del Chanticleer lucieron sus magníficas cualidades vocales, con sobresaliente actuación de los bajos, que alcanzaban profundidades abisales con gran facilidad. Difícilmente se podían haber captado mejor la espiritualidad y la atmósfera orientalizante de la obra.
Cuando parecía imposible superar estos excelsos niveles, entramos en el apartado de canciones populares. Y fue allí, especialmente en la recuperación de standards de jazz, cuando los miembros del Chanticleer dieron el máximo, con imitación de trompetas con sordina y demás efectos especiales incluidos. Se notaba que disfrutaban haciendo música, y contagiaron al público, que se dejó seducir por este alarde vocal.
Así pues, no nos vale la expresión popular a la que aludíamos al comienzo. El Chanticleer abarca mucho, pero también aprieta, especialmente en su repertorio natural: la música del siglo XX…, y ahí sí, destapan el tarro de las esencias, para gozo y disfrute de todos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Críticas DIARIO DE NAVARRA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s