Concierto de aniversario 26-10-2012

Concierto de aniversario

Viernes, 26 de Octubre de 2012. Sala de Cámara del Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Florence Millet, piano. Voces Femeninas de la Coral de Cámara de Pamplona. Josep Cabré, director. Federico Mompou: Música callada: Cuaderno I, (1959). Gideon Klein: Sonata para piano, (1943). Felix Mendelssohn: Tres canciones populares a dos voces, (1839). Leos Janácek: Sonata para piano 1.X.1905, (1905). Antonin Dvorák: Dúos moravos, Op. 32, (1877). Charles Ives: Sonata para piano número 2, (Concord): Tercer movimiento, (1920). Ludwig van Beethoven: Sonata para piano número 29 en Si bemol mayor, Op. 106, (Hammerklavier): Tercer movimiento, (1818). Felix Mendelssohn: Seis canciones a dos voces, Op. 63, (1844). Concierto celebrado en conmemoración del vigésimo aniversario de la Sociedad Hispano-Alemana del Norte de España, en el marco de la Semana Cultural Hispano-Alemana 2012.

El año 1992 marcó un hito en las relaciones entre Pamplona y Alemania. En ese año, fue fundada la Sociedad Hispano-Alemana del Norte de España, que desde entonces ha venido impulsando los contactos entre los dos países. Su fruto principal fue en su día el hermanamiento entre Pamplona y Paderborn, pero la Sociedad prosigue su trabajo, creando vínculos entre instituciones y propiciando el conocimiento de la cultura alemana en Navarra, tal como otra asociación hermana realiza con la cultura española en Paderborn. Una gloriosa trayectoria de veinte años, que bien merecía ser celebrada con un concierto. Para la ocasión, se ha contado con la participación de la Coral de Cámara de Pamplona y la pianista Florence Millet, que ofrecían un programa muy bien concebido.
En el concierto, se mezclaron actuaciones de Millet como solista y acompañando al coro. Todas las obras de piano solista fueron creadas en el siglo XX, excepción hecha de la obra beethoveniana, y reflejan una vertiente en general experimental, con sonoridades a veces complejas y obras poco escuchadas. De todas ellas, quizá la más interesante es la Sonata de Gideon Klein (1919-1945), una obra de enorme dramatismo y fuerza expresiva escrita en el campo de concentración de Theresienstadt, donde el compositor checo fue asesinado. También la Sonata de Janácek es una obra muy elocuente en el relato de otra tragedia. Es de agradecer la apuesta por presentarlas a un público no especialmente acostumbrado a estos repertorios, porque son obras a tener en cuenta y que merecen un puesto en el repertorio de los pianistas. Por otra parte, el coro interpretaba canciones en estilo popular de Mendelssohn y Dvorák. El contraste, muy profundo, ayudaba a reducir la tensión y a recuperar las fuerzas después de las actuaciones solistas de Millet.
La pianista Florence Millet llevó buena parte del peso del concierto y se mostró como una intérprete inquieta e interesante. Su labor en las piezas a solo fue en conjunto muy buena. Entendió muy bien las obras que de por sí tienen un contenido más expresionista, como las arriba mencionadas. Los fragmentos de la Música callada de Mompou, de carácter mucho más poético, no parecían casar tan bien con su personalidad. El tiempo lento de la sonata beethoveniana sonó especialmente moderno, con lo que se ponía de manifiesto la relación con la obra de Ives que se acababa de oír, difuminando la diferencia cronológica de cien años existente entre la composición de ambas obras. La interpretación resultó de gran objetividad, de expresión contenida y un tanto distante, en un enfoque fuera de lo corriente.
Las voces femeninas de la Coral de Cámara de Pamplona realizaron un trabajo excelente. Empastadas, afinadas, disfrutaban de la música que hacían, e insuflaban gran vitalidad a las obras, especialmente a los lieder de Mendelssohn. Se nota la costumbre de cantar este tipo de repertorio. Millet, muy experimentada también en materia camerística, realizó un acompañamiento muy adecuado y perfectamente en sintonía con este concepto tan festivo y alegre.
En conjunto, resultó un concierto de enorme interés, con un programa que funcionó muy bien, y que fue magníficamente interpretado. Es una lástima que conciertos como éste no gocen de la difusión que sin duda merecen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Críticas DIARIO DE NAVARRA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s