Encuentro de culturas 12-12-2012

Encuentro de culturas

Miércoles, 12 de Diciembre de 2012. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Jerry Calvin Smith, piano. Barry Bolden, batería. Richard Thomas, bajo. The Mississippi Mass Choir. Dorcus Curry-Thigpen, director del coro. Orfeón Pamplonés. Igor Ijurra, director del coro. David R. Curry Jr., director musical. Tradicional: If I be lifted up. Swing low, sweet chariot. Put your trust in Jesus. O Holly Night. Go tell it on the mountain. I love the Lord. When the Saints go marching in. More abundantly. Lord, we praise you. There is none like Him. I love you. There is hope. Joy to the world. Amen. Franz Xaver Gruber: Holly Night. Tradicional: God is not through with me yet. O happy day. Concierto inscrito en la programación de Navidad de la Fundación Baluarte 2012-2013.

Hace unos meses, Gonzalo Pérez Trascasa dedicó un programa de músicas de tradición oral de Radio Clásica a los espirituales negros, haciéndose eco del estudio de una autora española que rastreaba sus orígenes en el siglo XIX. Las ilustraciones musicales procedían de grabaciones antiguas, a cargo de un cuarteto vocal que cantaba con un reducido acompañamiento. La polifonía se veía despojada de otros elementos, y la música surgía en su clásica esencialidad.
Como en aquel programa, el Mississippi Mass Choir presentaba espirituales negros, incluyendo melodías de procedencia europea. Pero la influencia de los grupos pop actuales y el paso por un canto más expansivo y vibrado dejan una huella enorme, ausente en las mencionadas grabaciones.
La primera parte fue una auténtica revelación. Aunque en If I be lifted up el sonido podía parecer un tanto agresivo, ello invitaba paralelamente a dejarse llevar por el entusiasmo, la vitalidad y la tremenda fuerza de las interpretaciones. El celebérrimo When the Saints go marching in, en origen un canto para el culto funerario, fue recibido con calurosísimas ovaciones, correspondiendo a una interpretación de aliento rítmico difícilmente superable, por el magnífico manejo del swing. Los solistas vocales, especialmente las vocalistas, fueron espléndidos, siempre en el estilo expansivo propio de los modernos cantantes de blues. En algunas intervenciones, asistimos a exhibiciones vocales de primerísima magnitud, con impresionantes notas tenidas en registros muy agudos.
La segunda parte deparaba una importante sorpresa. El Orfeón Pamplonés se unió al coro estadounidense, para abandonar, al menos temporalmente, la seriedad del repertorio sinfónico-coral. El resultado fue muy interesante, porque en un repertorio que, en parte, tiene raíces europeas, se reflejó de manera muy vívida la diversidad de acercamientos a la música de ambos conjuntos.
El Orfeón Pamplonés realizó, ciertamente, un trabajo importante junto con el coro estadounidense. En aquellas obras que requerían más potencia y tenían acompañamiento instrumental, el resultado no difería mucho del que lograran los estadounidenses en solitario, si bien la presencia del Orfeón añadía una bienvenida dosis de calidez. Fue en las obras más íntimas donde quizá se echó en falta una concentración más intensa en el canto y mayor empaste, aun entre los tenores, habitualmente la mejor cuerda del Orfeón. Por otra parte, el Pamplonés se llevó el Joy to the world a su terreno, puesto que terminó sonando… a Händel, que por otra parte usó esta melodía en una de sus obras.
No obstante, la inmensa calidad de los solistas y el entusiasmo mostrado por todos contribuyeron al éxito. El concierto terminó con un O happy day extraordinario, en el que parte del público tuvo oportunidad de subir al escenario y unirse a la fiesta, mientras el resto acompañaba con bailes y palmas desde sus localidades. Las ovaciones finales mostraron que una propina, que no llegó, habría sido bienvenida.
En conjunto, fue una divertida velada, en donde pudimos comprobar las maneras tan diferentes con las que los hombres nos acercamos a la música, según nuestro origen. Y es que, afortunadamente, la música es una poderosa forma de comunicación, pero cada cultura le imprime su personalidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Críticas DIARIO DE NAVARRA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s