Homenaje muy merecido 29-09-2012

Homenaje muy merecido

Sábado, 29 de Septiembre de 2012. Refectorio de la Catedral de Pamplona. Víctor Goldaracena, tenor. Julián Ayesa, órgano. Orquesta de Cámara y Capilla de Música de la Catedral de Pamplona. Aurelio Sagaseta, director. Tradicional: Goizean diru kontatzen, (armonizada por Aurelio Sagaseta en 2005). Benito Lertxundi: Herribera, (armonización de Aurelio Sagaseta en 2011, estreno). Tradicional: Nere maitea, (armonizada por Aurelio Sagaseta en 2003). Aurelio Sagaseta: Las manos vacías, (2012, estreno). Ittungo arotza, (2011, estreno). Laudate Dominum, (salmo 116), (1969, estreno en España). Laudate Dominum, (salmo 150), (1985, estreno). Aleluya, venite post me, (2001). A la gala del zagal, (1990). Reyes que venís por ellas, (1998). Agur Maria, (1997). Entrega de la Medalla de Oro de la Federación de Coros de Navarra a Aurelio Sagaseta.

En el limitado círculo musical de una ciudad de tamaño medio como Pamplona, siempre hay un puñado de músicos-pensadores especialmente brillantes que destacan. Aúnan voluntades, y gracias a su espíritu emprendedor, consiguen optimizar los escasos recursos disponibles. Situados en los puestos adecuados, ejercen una influencia que se extiende más allá de los círculos musicales, logrando reconocimiento público.
Aurelio Sagaseta es uno de estos músicos brillantes. Su figura surgió en unos años en los que la vida musical pamplonesa no era tan intensa como la que disfrutamos hoy. Desde entonces, trabajó intensamente en el Conservatorio y la sempiterna Capilla de Música de la Catedral. Mientras en muchas ciudades españolas las capillas musicales catedralicias han desaparecido, la Capilla de Pamplona mantiene un considerable nivel, y Sagaseta se esfuerza por mantenerla viva exhumando repertorio desconocido de compositores navarros, programándolo junto a las grandes obras religiosas desde la Edad Media hasta hoy. Todo esto sin desatender el cuidado de los archivos catedralicios y su propia labor compositiva.
En este concierto, la Federación de Coros de Navarra entregaba su Medalla de Oro a Aurelio Sagaseta por su labor como investigador y por su difusión de la música coral, en un reconocimiento muy merecido. Para la entrega del premio, se le encargó un programa compuesto por obras y arreglos propios, una faceta poco conocida por el público general. Con buen criterio, Sagaseta nunca ha querido monopolizar los programas de la Capilla buscando protagonismo fácil. Su música muestra una gran variedad de influencias, como la música francesa, Remacha, Walton, Haydn y otros. El gran conocimiento del mundo coral se revela en la magnífica escritura para el coro, y las orquestaciones revelan gusto por el detalle y el color orquestal.
Las obras profanas son de gran calidad, pero como bien destacaba el propio Aurelio Sagaseta, las composiciones religiosas que llenaban la segunda parte eran las más interesantes. Obras como el Aleluya Venite post me o, sobre todo, el Laudate Dominum de 1969 merecerían tener una mayor difusión. Las interpretaciones fueron impecables, guiadas por la segura mano de Sagaseta, con tiempos lentos que permitían escuchar todo, incluso en la complicada acústica del Refectorio catedralicio, que habría funcionado mejor si se tratara de repertorio a capella. El público que llenaba el Refectorio disfrutó de una gran velada musical, que culminó con una obra de Maurice Duruflé, en homenaje a los damnificados en las inundaciones del pasado viernes.
Pero queda aún lo más importante. Al margen de los muchos méritos musicales de Sagaseta, acumulados a lo largo de tantos años, su propio carácter como persona es irrepetible. En el propio agradecimiento por la concesión de la Medalla, sin olvidar a los coralistas de la Capilla y a los que le han llevado al éxito, demostró su humanidad y su proverbial sentido del humor, en una intervención franca, sincera y muy característica de su forma de hacer. De hecho, es una de las muchas razones por las que Aurelio Sagaseta es una de las figuras más respetadas en el mundo musical pamplonés…, y con toda justicia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Críticas DIARIO DE NAVARRA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s