Paderborn y San Fco. Javier

San Francisco Javier y la iglesia Marktkirche

Jesús M. Barrientos

Cuando en 1974 visité por primera vez la iglesia Marktkirche, situada en el mismo centro de la ciudad, me sorprendió ver la imagen de nuestro santo navarro y patrón de las Indias, Francisco Javier. Para mí fue una sensación muy grata reconocer en aquella efigie al Navarro Universal.

Años más tarde, cuando en 1978 fundamos la Sociedad Hispano-Alemana de Paderborn, entablé amistad con el sacerdote Wilhelm Jürgens, párroco de la iglesia Marktkirche y miembro de nuestra sociedad. Wilhelm significa en castellano Guillermo; pues bien, don Guillermo es una persona muy conocida y querida en Paderborn. Allá por los años sesenta el sacerdote Jürgens estuvo en la Argentina, de ahí su buen dominio de la lengua castellana. Todavía hoy, a sus 71 años, don Guillermo sigue preocupándose por los vagabundos dándoles aposento en los sótanos de la iglesia durante los fríos inviernos alemanes.

Durante la asamblea anual de la Sociedad Hispano-Alemana, en enero de 1980, se decidió hermanar Paderborn con una ciudad española. Se pensó en la capital navarra por su similitud con Paderborn y porque conocíamos al grupo de dantzas „Muthiko Alaiak“ que había actuado en las fiestas de San Liborio en 1978 y 1979. Así es que en 1980 decidimos hacer un viaje a Pamplona para corresponder con nuestra visita al „Muthiko Alaiak“ y transmitir los deseos de hermanamiento a las autoridades pamplonesas. La mayoría de los miembros presentes eligió las fechas de Semana Santa. Don Guillermo prefería ir en julio durante los Sanfermines; malas fechas ahí en Pamplona para iniciar un intento de hermanamiento de ciudades.

En 1996, y con la ayuda de la Sociedad Hispano-Alemana, organicé un viaje a Pamplona durante los Sanfermines y creo que don Guillermo fue uno de los primeros en apuntarse; además para él era su primer viaje a Navarra. Visitamos juntos el Castillo de Javier, lugar que él anhelaba conocer desde que se ordenó sacerdote. Ahora, dos años más tarde, he preparado otro viaje a las fiestas de Pamplona, y don Guillermo estará allí con todos nosotros para festejar los Sanfermines, visitar de nuevo Javier y asistir a la procesión de San Fermín que no pudo ver la vez pasada, debido a que se suspendió por causa del diluvio que cayó sobre Pamplona el 7 de julio de 1996.

Iglesia San Fco. Javier en Paderborn

No quiero extenderme más citando al párroco de la iglesia Marktkirche, solamente comentar que en enero de 1996, durante una visita que hizo a Paderborn Jesús Tanco, director de la revista Pregón, propuso que a don Guillermo se le otorgara el Premio Nobel de la Bondad en su primera edición.

Pero bien, veamos cómo se erigió en Paderborn esta iglesia en honor de San Francisco Javier y la inscripción –en latín- que se halla sobre la puerta principal:

Al Bondadoso, al Dios Grandísimo y Altísimo.
Ferdinandus,
obispo de Paderborn y Münster, Barón de Fürstenberg etc.,
ha ordenado construir este templo consagrándolo a
San Francisco Javier y así profundizar la fe, devoción y memorizar
la salvación de su vida como monumento-recuerdo de su amor a Dios, de agradecimiento al Santo Apóstol de las Indias y su simpatía hacia la orden de los jesuitas.
1682

Para entonces ya hacía cien años (desde 1580) que los jesuitas practicaban en Paderborn, habiendo fundado un colegio jesuita y en 1614 la „Academia Theodoriana“, primera Universidad de Paderborn.

La Reformación, la Guerra de los Treinta Años y la Contrarreforma dejaron señales profundas en Paderborn; sobre todo el príncipe-obispo Ferdinand von Fürstenberg (1661-1683. + 26-6-1683) que desde 1678 era asimismo obispo de Münster y un gran constructor de edificios religiosos. En 1681, ya gravemente enfermo, prometió solemnemente erigir una iglesia en honor a San Francisco Javier, al cual veneraba muchísimo. Ferdinand von Fürstenberg colocó el 13 de agosto de 1682 la primera piedra, teniendo que dejar la consagración a su sucesor, el obispo Hermann Werner von Wolff-Metternich zur Gracht (1683-1704). Esta tuvo lugar el 14 de septiembre de 1692, festividad de la Exaltación de la Santa Cruz.

Anton Hülse, jesuita y arquitecto, nació el 21 de enero de 1635 en Kranichfeld (Turingia) en el seno de una familia protestante; se convirtió al catolicismo y el 5 de junio de 1665, a sus 30 años, ingresó en la orden de la Compañía de Jesús de Münstereifel. Hülse construyó colegios y conventos en diversos lugares de Alemania. En 1669 edificó en Coesfeld la iglesia jesuita de San Ignacio, inspirada en el templo de la Asunción de María en Colonia, terminándola en 1695. Entretanto, se le contrató para que construyese la iglesia de San Francisco Javier en Paderborn, siendo esta, con su altar barroco, una de las mayores iglesias jesuíticas del norte de Alemania. Todavía se conserva en el archivo de la parroquia el plano original que diseñó Anton Hülse. Cuando él estaba construyendo la iglesia de la Asunción de María en Siegen, enfermó de disentería y falleció el 21 de agosto de 1712, al cuarto día de enfermar. El premio a su labor terrenal ya lo habrá obtenido seguramente del Ser Supremo en el Cielo, arquitecto de todas las cosas.

La orden de la Compañía de Jesús fue suprimida en 1773 heredando su patrimonio el entonces obispo en funciones. Años más tarde, en 1784, hubo que derribar la iglesia parroquial Marktkirche porque amenazaba ruina y fue instalada, bajo el patrocinio de San Pancracio, en la iglesia jesuita que estaba abandonada.

La iglesia es totalmente jesuítica; en el frontis de la fachada y en su interior se pueden observar sus distintivos: IHS (Jesús) con los Tres Clavos del Crucificado, MRA (Santísima Virgen María), JSP (San José), IGN (San Ignacio, fundador de la Orden), XAV (San Francisco Javier). Estos están inscritos en medallones y en la clave de los arcos de la nave central. Bajo el coro se halla la inscripción: „Divo Francisco Xaverio Anno 1689 Indiarum Apostolo sacro“ (A san Francisco Javier, año 1689, el Santo Apóstol de las Indias).

La iglesia se erigió casi en dirección norte-sur, de tal manera que el sol ilumina los catorce medallones que ensalzan simbólicamente a Javier: a la mañana los del costado oriental y por la tarde los del occidental. El imponente altar barroco posee tres lienzos: Javier predicando, muriendo, y en la Gloria.

Hacia 1930 se renovaron parte del interior de la iglesia y el altar. Lamentablemente este altar y los altares laterales fueron víctima de los bombardeos del 27 de marzo de 1945, que destruyeron completamente la iglesia; la radiante suntuosidad quedó convertida en un montón de escombros. Ante la desgracia se tuvo la suerte de poder salvar varias preciosidades: el púlpito, que data del año 1704 y en el que se halla una estatua del Apóstol Santiago, la Virgen María colgante (1668), la gran Cruz de la antigua iglesia Marktkirche (aprox. 1380). Desde Berghausen se trajo en 1962 un altar de Rochus y el Altar de María (1700).

En Paderborn se dieron cuenta de la gran labor que hizo el arquitecto Anton Hülse, al comenzar en 1950 con la reedificación de la iglesia, que por falta de fondos se tuvo que desistir del altar. La reconstrucción del templo se finalizó el 26 de mayo de 1958 siendo consagrado por el arzobispo de Paderborn, Lorenz Jäger, ante la presencia del párroco Franz Xaver Stolte.

Las bóvedas son de estilo gótico; los arcos costales están pintados de un azul celeste y decorados con estrellas doradas (Bóveda Celestial). La gran cantidad de cabezas de ángeles nos recuerdan a los espíritus celestiales que junto a nosotros alaban a Dios y al mismo tiempo nos protegen. En total, junto con los ángeles del púlpito, he podido contar 184 ángeles.

En 1985 fue constituida la fundación „Förderverein Barockaltar der Marktkirche e.V.“ para financiar la restauración del monumental altar barroco, corazón de la iglesia jesuita desde el punto de vista histórico-cultural. La renovación del altar, deseada por gran parte de los ciudadanos de Paderborn, comenzó en 1986. Ahora, doce años después, tenemos la suerte de que está a punto de concluir y muy pronto podremos deleitarnos admirando esta bella y magnífica joya de estilo barroco.

La feligresía de la Marktkirche se halla desde 1784, tras el derribo de la antigua iglesia Marktkirche San Pancracio, en la iglesia jesuita San Francisco Javier. No se sabe exactamente con certeza la antigüedad de dicha comunidad. El párroco Gobelin Person (1397-1405) hace remontar su nacimiento a la época del obispo Badurad (815-862). En 1160 aproximadamente, en que se redactó la “vita Meinwerci“, se nombra la “Ecclesia forensis“. Las excavaciones que se llevaron a cabo en 1976 en la plaza Marienplatz no aclararon las dudas. Quizá pueda resolverse este problema comprobando los parecidos entre las diversas iglesias Marktkirche que existen en Sajonia.

Mientras que la comunidad de Kirchborchen tiene 2.400 feligreses, el Sagrado Corazón 3.800 y San Meinolfo 2.350, la parroquia Marktkirche cuenta hoy en día con 1.800 católicos. Todos los domingos, a las 11 de la mañana, don Guillermo celebra misa en castellano para la pequeña colonia española residente en Paderborn.

Al servicio de las generaciones venideras funciona un jardín de la infancia, “Kindergarten“, con dos grupos de niños en la calle Kleppergasse y la así llamada “Casa de la Puerta Abierta“. En la plaza donde durante siglos se alzaba la iglesia Marktkirche San Pancracio, desde 1861 se halla una estatua de la Virgen María.

Varios datos sobre la iglesia San Francisco Javier:

1681 Voto del príncipe-obispo Ferdinand von Fürstenberg.

1682 (13 de agosto) colocación de la primera piedra.

1692 (14 de septiembre) consagración por el obispo Hermann Werner von Wolff Metternich zur Gracht.

1773 (21 de julio) supresión de la orden de los jesuitas.

1784 (9 de julio) tras el derribo de la iglesia Marktkiche por orden del príncipe-obispo Friedrich Wilhelm von Westfalen (1782- 1683), se traslada la parroquia a la iglesia jesuita, siendo párroco el benemérito exjesuita Anton Fechteler (1784-1789).

1814 Refundación de la orden de los jesuitas.

1852 Los jesuitas regresan a Paderborn.

1872 Los jesuitas adquieren la residencia “Westfalenhof“ y edifican allí una gran iglesia, San José. Siendo esta destruida durante la guerra y derruida más tarde.

1945 (27 de marzo) destrucción de la iglesia en la Segunda Guerra Mundial.

1958 (26 de mayo) el templo reedificado fue consagrado por el arzobispo Lorenz Jäger, que más tarde fue nombrado cardenal, (1941-1973, + 1-4-1975). En la reconstrucción obtuvo gran mérito el párroco Franz Xaver Stolte (1944-1962).

1975 Reconstrucción de la torre barroca.

1981 Renovación exterior.

1985 Restauración del atrio y fundación de la Sociedad de Fomento para la reedificación del altar barroco.

San Francisco Javier

San Francisco Javier nació en el Castillo de Javier (Navarra) el día 7 de abril de 1506, murió en Sancián el 3 de diciembre de 1552. Fue beatificado el 25 de octubre de 1619 y santificado el 12 de marzo de 1622.

En la iglesia Marktkirche de Paderborn se celebran anualmente diez viernes en honor a San Francisco Javier; éstos comienzan a finales de enero y concluyen a principios de abril. El relicario de la iglesia lleva el nombre de San Francisco Javier “Thesaurus Xaverianus“, consta de una parte del brazo que en 1665 el General de la orden de la Compañía de Jesús envió al príncipe-obispo Ferdinand von Fürstenberg y de la casulla que cubrió y vistió durante varios años el cuerpo incorrupto de San Francisco Javier en su sepulcro de Goa.

La reina de Portugal, doña María Sofía Isabel, nacida en el “electorado del condado palatinado de Renania“, Baviera, Jülich, Cleve y Mörs, regaló en 1698 la casulla a los jesuitas de Paderborn y la mandó, dentro de un valioso cofrecillo, por barco desde Lisboa hasta Hamburgo. Desde allí, en diciembre de 1698, fue traída al templo javeriano de los jesuitas en Paderborn.

Ambas reliquias se veneran y son mostradas a los feligreses el día de la fiesta del Santo y en los diez viernes de devoción a Xaverius. Durante el ejercicio religioso se canta la letanía y una canción que expresan en forma barroca los pensamientos y obras del Apóstol del Japón y de la Indias.

En Paderborn, nuestra hermana alemana, 30 de mayo de 1998

Jesús M. Barrientos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s