“Carmina Burana” Concierto de expectación

Domingo, 14 de Febrero de 2010. Palacio de Congresos y Auditorio Baluarte de Pamplona. Amparo Navarro, soprano. Jose Manuel Díaz, barítono. Tomás E. Bauer, barítono. Joaquín Aisiáin, tenor. Luca espinosa, soprano. Orfeón Pamplonés. Igor Ijurra, director del coro. Orquesta Sinfónica de Navarra. Ernest Martínez-Izquierdo, director musical. Carlus Padrissa, director escénico. Producción escénica de la Fura dels Baus. Karl Orff (1895-1982): “Carmina Burana: Cantata escénica para solistas, coro y orquesta” (1937). Temporada de Espectáculos de Baluarte Febrero-Junio 2010. Aforo completo.

Está claro que “Carmina Burana” es una de las obras más queridas del público. La prueba más clara de ello es el tiempo récord en el que se agotaron las entradas para las dos funciones previstas, y el hecho de que hiciera falta programar otras dos para satisfacer las peticiones de entradas. No es, además, “Carmina Burana” una obra muy programada en concierto, y es que no es fácil de preparar.

En lo musical, lo más importante para que la obra funcione es tener un buen coro, algo que parecía garantizado con el concurso del Orfeón Pamplonés. Pero también hacen falta una orquesta y un director bien situados en la obra. Escénicamente, la obra no tiene ningún pulso narrativo, con lo que se presenta pocas veces en versión escenificada y era un gran reto para la Fura. Pero el estilo de la Fura se adapta bien a esta obra. La fura dels Baus sitúa a la orquesta en el centro, detrás de un cilindro de tul, y ubica al coro a los lados. El cilindro sirve para proyectar imágenes alusivas a los textos que se cantan en cada momento, y puntualmente se espera de los solistas que representen los textos con pequeñas coreografías, (incluso parte del coro se mezcla a veces con el público). Detalle bastante bayreuthiano, a veces se obliga a los solistas vocales a cantar varios metros por encima del escenario, (esto se suele hacer en “Parsifal” de Wagner, que determinó este aspecto muy cuidadosamente especialmente en los coros del final del primer acto).

El resultado es un montaje espectacular, que a veces puede hacer que el público se distraiga de la música, aunque como digo este es un defecto menor. Además, no hay nada que realmente se salga del espíritu de la obra, cosa poco habitual en las producciones actuales de ópera. Al menos, Padrissa no quiere hacernos creer ideas inverosímiles sólo tratando de ser original.

 La parte musical sí exige algunas observaciones más detalladas. Por supuesto, el Orfeón Pamplonés ha estado a su magnífico nivel habitual, siempre muy bien empastados y siguiendo con disciplina todas las indicaciones del director. En conjunto, se puede decir que han sido lo mejor de la función, algo que en esta obra es especialmente importante.

Los solistas vocales, no siendo ningún lujo, no han estado mal. Es verdad que aquéllos que escuchamos la última aria de soprano a Gundula Janowitz (Jochum/D.G.), esta interpretación con una voz con más cuerpo puede parecernos un poco excesiva. Tampoco los barítonos han mostrado su mejor arte de canto, aunque quizá eso en esta obra no sea demasiado importante. El tenor ha sido con mucho el mejor, con una magnífica intervención como borracho.

Ernest Martínez-Izquierdo hoy ha dirigido con su digno nivel habitual. Le he oído mejores interpretaciones con la orquesta y el Orfeón, pero hoy al menos ha mantenido la tensión. Quizá lo más flojo haya sido el comienzo de las canciones de tema amoroso, en donde se le ha caído un poco el tempo. Sin embargo, ha tenido también momentos muy buenos, como el comienzo y el final de la obra o el coro “In taberna quando sumus”. Si le queremos poner una pega en las canciones más rápidas, quizá podemos echar de menos que no haya jugado tanto como se debe con los tiempos, pero en conjunto la labor de Martínez-Izquierdo ha sido digna. También la respuesta orquestal, sin ninguna fisura a lo largo de toda la obra.

Dentro del mundo de los toros, suele decirse que “corrida de expectación, corrida de decepción”. Pues bien, esto que suele funcionar también en cuestiones musicales, hoy no se ha cumplido. Por fortuna.  ¡O Fortuna!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s